Reseña: La Orden de la Academia Spence (Gemma Doyle #1) de Libba Bray

Título: La Orden de la Academia Spence | Título Original: A great and terrible beauty |
Autor/a: Libba Bray | Serie: Gemma Doyle #1 | Editorial: RBA (Molino) |
Traductor/a: Isabel Ferrer |
★★

Después de la muerte de su madre en extrañas circunstancias, Gemma empieza una nueva vida en Inglaterra, estudiando en la Academia Spence, un prestigioso internado para señoritas. Allí se verá inmersa en misteriosas situaciones, y casi sin quererlo, formará parte de La Orden, una antigua hermandad de mujeres con poderes mágicos, como el de cruzar una puerta hacia los reinos donde viven los espíritus de los muertos y seres maravillosos.
Hace varios años está trilogía estuvo en su apogeo. Las críticas eran bastante positivas y el hype estaba por los cielos. Personalmente, a mí me encantaba la idea de tener una historia que combinara la magia con la época victoriana. Pero, a medida que se iba desarrollando la trama, me iba decepcionando cada vez más. Primero que nada, vamos a ponernos en contexto. Gemma Doyle es una chica de dieciséis años que dos meses atrás vio morir a su madre bajo extrañas circunstancias. No sabe qué fue exactamente lo que sucedió, pero sí está segura de que hay fuerzas fuera de este mundo vigilando sus pasos y no tiene ganas de enfrentarse a ellas. Dicho secreto no lo ha compartido con nadie y está dispuesta a llevárselo a la tumba, sin embargo, su abuela ha decidido que es tiempo de aprender modales y conseguir esposo, así que la envía a la Academia para señoritas Spence.

Al llegar es obvio que no encaja. Gemma creció en la India rodeada de sol y libertad, mientras que las chicas de Spence han vivido con estricta rigidez y etiqueta. La escuela es liderada por Felicity y Pippa. Dos chicas sumamente guapas que no congenian con nuestra protagonista y le hacen la vida imposible a la pobre Ann, una huérfana que vive como becaria en la academia. Al principio no se soportan, pero poco a poco van formando una amistad que, con la ayuda de Gemma, las ayudará a cruzar al otro lado. Un lugar entre el mundo de los vivos y los muertos en donde todo es posible. Previamente, Gemma es advertida por Kartik (un joven que estuvo cerca el día del asesinato de su madre) que debe cerrar la mente y evitar usar la magia, ya que las consecuencias son terribles y puede desatar el caos. Y bueno, más o menos eso resume la historia.

Entre los aspectos positivos, puedo decir que la premisa es diferente a lo que hemos visto en otros libros juveniles. La idea de que exista un grupo de mujeres que se dedique a utilizar la magia y proteger al mundo de cientos de peligros me parece maravillosa. El problema viene cuando los cimientos no son suficientes. En 347 páginas no pude descubrir en qué consisten sus poderes, cuáles son sus límites o de dónde vienen. Hay vistazos aquí y allá, pero ninguno es capaz de convencer. Asimismo, gran parte de la trama se centra en el misterio de Mary Dowd. Una antigua alumna de Spence que murió junto a su mejor amiga Sarah en un incendio varios años atrás. Este debería ser el gran clímax de la historia, pero yo me vi venir el final a kilómetros de distancia. No les miento si iba a la mitad y ya sabía por dónde iban los cabos.

Otro punto es la “supuesta” amistad entre Felicity, Pippa, Gemma y Ann. Se la pasan haciéndose maldad, diciéndose cosas hirientes, siendo caprichosas y egoístas y luego ya son mejores amigas. Lo siento, pero no pude congeniar con ellas o creerme sus lazos de amistad. Quizá las que me llegaron un poco más (y sólo un poco) fueron Pippa y Ann y es por las diversas situaciones que viven a lo largo de la novela. Me hubiera gustado ver más intervenciones con Kartik o con la señorita Moore. Sus apariciones fueron de mis favoritas y espero verlos más en las siguientes entregas.

De ahí, puedo decir que la novela no es mala, pero sí le falta desarrollo. La trama tarda en arrancar y los personajes son difíciles de digerir. Supongo que leeré la segunda parte (tengo la trilogía completa), pero no voy con muchas expectativas. Sólo espero que mejoren las bases sobre la Orden y los Reinos y que tengamos más peleas mágicas en mundos paralelos. 

«La luz no se percibe sin un poco de sombra. Todo tiene oscuridad y luz. Hay que jugar con esos dos elementos hasta conseguirlo».

SOBRE LA AUTORA:
Libba Bray es una autora de obras de teatro, novelas, ensayos, varios relatos y muchas cosas que, según sus palabras, «nunca deberían ver la luz del día». Ha trabajado de camarera, niñera, preparando burritos, así como de ayudante de edición y redactora publicitaria. Criada en Texas a base de una dieta constante de humor inglés, grupos de música underground, disfunciones suburbanas y televisión basura, consiguió escapar con sólo unos pocos peinados francamente alocados. Vive en Brooklyn, Nueva York, con su marido y su familia. 

You May Also Like

1 comentarios

  1. Holaa, Ale!

    A mí también me llama la atención que se trate de un grupo de mjeres en la época medieval, ha de ser interesante ver cómo la escritora desarrolla la historia en este aspecto. Lástima los puntos débiles que tiene; según lo que dices, a mí tampoco me cuadraría mucho la amistad entre estas chicas, a decir verdad. Pero bueno, espero que en general haya sido una buena lectura para ti.

    Un abrazo!!

    ResponderBorrar