Reseña: El Extraño Caso del Dr. Jekyll & Mr. Hyde de Robert Louis Stevenson

sábado, 21 de mayo de 2016

Título: El Extraño Caso del Dr. Jekyll & Mr. Hyde | Título Original: The Strange Case of Dr. Jekyll & Mr. Hyde | Autor/a: Robert Louis Stevenson | Serie: Tomo Único |
| Editorial: Plutón Ediciones |

La deslumbrante historia de los dos inquietantes dobles, el Dr. Jekyll y Mr. Hyde, constituye un anticipo de lo que el fundador del psicoanálisis, el vienés Sigmund Freud, presentaría apenas dos décadas después sobre el misterioso mundo del subconsciente. La descripción de la atmósfera de Londres y su laberíntico paisaje irreal, pero verídico, es impresionante y aprisona al lector desde el primer momento.
O P I N I Ó N   P E R S O N A L:
En uno de sus acostumbrados paseos dominicales con el Sr. Enfield, el Sr. Utterson escucha un suceso que despierta su curiosidad. Especialmente, porque relaciona a uno de sus más distinguidos clientes y viejo amigo, el Dr. Jekyll, con un ser de cuestionable honorabilidad, el Sr. Hyde. Más, porque ha llegado a sus manos el testamento del doctor, en donde dice que, si desaparece por un periodo mayor a tres meses, su herencia pasará a manos del Sr. Hyde. Medida que, en primera instancia, lo alarma y posteriormente lo aterra, cuando aumentan las lúgubres historias sobre dicho caballero. Todo esto conllevará a que le preste verdadero interés y sea quién, por azares del destino, resuelva dicho misterio. 

«Creo que el borracho habitual, cuando razona consigo mismo acerca de su vicio, no consigue pensar, ni una vez entre mil, en los peligros que su brutal insensibilidad física puede hacerle correr; tampoco tuve yo bastante en cuenta.»

Uno de los mayores problemas a la hora de leer clásicos, es que hemos escuchado millones de referencias en la cultura popular, que nos dan grandes spoilers de la trama y eso es algo que queramos o no, repercute en nuestra percepción del libro. En este caso, desde antes de empezar a leerlo, ya sabía cuál era el gran misterio, lo que impidió que me sorprendiera como hubiera querido. No obstante, el libro tiene un par de ases bajo la manga y uno de ellos, es que la historia es contada desde el punto de vista del Sr. Utterson, abogado de profesión y viejo amigo del Dr. Jekyll, quién no es la causa del problema, pero que nos ayudará a hallar la solución. 

Asimismo, el texto es bastante corto, pero logra transmitir lo que quiere, incluyendo, esa sensación de no saber qué es lo que está pasando. La narración es un gran acierto, ya que no se siente densa y fácilmente podrías leer la novela de un tirón. El último capítulo, donde se nos explica todo, es muy bueno y nos invita a reflexionar sobre la existencia del bien y el mal dentro del ser humano, más allá, de las diversas interpretaciones que se le dieron a la obra. De ahí, no tengo algo negativo que decir, salvo que, como ya he comentado anteriormente, la pérdida del factor sorpresa, afectó lo mucho que me pudo haber gustado. 

CALIFICACIÓN:
★★★★☆

SOBRE EL AUTOR:
Robert Louis Stevenson fue un novelista, poeta y ensayista escocés. Su legado es una vasta obra que incluye crónicas de viaje, novelas de aventuras e históricas, así como lírica y ensayos. Se lo conoce principalmente por ser el autor de algunas de las historias fantásticas y de aventuras más clásicas de la literatura juvenil, como La isla del tesoro, la novela histórica La flecha negra y la popular novela de horror El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde, dedicada al tema de los fenómenos de la personalidad escindida y que puede ser clasificada como novela psicológica de horror. Fue muy apreciado en su tiempo y siguió siéndolo después de su muerte.


6 comentarios:

  1. Hola! Lo leí en la adolescencia porque nos lo mandaron para clase y me gustó muchísimo, un día volveré a leerlo que seguro que le saco más jugo.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola! ^^
    Yo lo leí hace años en inglés, para una clase, y recuerdo que me gustó bastante. Aunque sí que es verdad que al saber la historia de antemano, no consigue sorprender. Un día de estos tengo que volver a leerlo, pero esta vez en castellano.

    Besos!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola Ale!

    Yo también lo leí para mi clase de literatura cuando estaba más chica, por lo que no me recuerdo mucho de la historia y hasta se me olvidó cuál es el misterio. Por esto, creo que lo releeré alguna vez.

    Me alegra que te haya gustado, aunque tienes toda la razón con que, por ser clásicos, muchas veces leemos spoilers sin querer y luego la lectura no es tan genuina como debería.

    ¡Un beso! Espero y disfrutes de este domingo. <3

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Al igual que muchas haha también lo leí para la clase de literatura y me gustó mucho aunque es corto es bueno tanto en la narración como en la trama del libro, me alegro de que te haya gustado, un abrazo (:

    ResponderEliminar
  5. Lo leí el año pasado y me gustó mucho. Estoy muy de acuerdo en lo que dices del factor sorpresa... creo que lo habría disfrutado más si desde un comienzo no hubiese sabido el gran secreto que ocultaban los personajes.
    Me alegra que te haya gustado :)
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  6. ¡Buenas!
    Es muy cierto lo que dices de enfrentarse a los clásicos, sobre todo los que, como el que comentas en esta entrada, han sido destripados tan a saco :'] Es una lástima no poder leerlo como lo harían sus primeros lectores, pero bueno, qué se le va a hacer.

    A pesar de que el factor sorpresa se pierda, no deja de ser una historia muy interesante con muchos temas encerrados en sus pocas y entretenidas páginas. Me gustó mucho Jekyll y también la forma en que está escrita la novela y ese primer capítulo ♥ Además, aunque el misterio ya no era tal, sí me sorprendió cómo se explicaba la forma en que Jekyll y Hyde estaban relacionados.

    Desde luego, merece muchísimo la pena. Por alguna razón me sigue sorprendiendo que tanto este libro como "La isla del tesoro" (que por cierto quiero leer) sean del mismo autor, no sé por qué XD

    ¡Saludillos! ♪

    ResponderEliminar

By WO Designs. Con la tecnología de Blogger.