Reseña: Cracked Kingdom (The Royals #5) de Erin Watt

Título: Cracked Kingdom | Título Original: Cracked Kingdom |
Autor/a: Erin Watt | Serie: The Royals #5 | Editorial: Timeout LLC |
★★

Ever since Hartley Wright met Easton Royal, her life hasn’t been the same. There are enemies behind every corner and dangers beyond each door. When tragedy strikes and steals her memories, she can’t trust anyone, not even the blue-eyed boy who promises her that everything will be all right.

Because while Hartley’s memory is full of gaps, her instincts tell her Easton is dangerous. She doesn’t know if he’s the snake in the garden or her chance at salvation. The chaos he brings wherever he goes is too much to handle, the intense feelings he evokes are too confusing to unravel.

Easton wants her to remember. Hartley thinks it’s better to forget. She might be right. Tragedy. Treachery. Trust. Hartley has to face the facts—in this world, you can’t escape the Royals. Either you live by their rules or you die by them.
*CONTIENE SPOILERS DE LIBROS ANTERIORES*
Pese a sus más y sus menos, Fallen Heir fue una novela que me entretuvo lo suficiente para continuar leyendo, no obstante, esta quinta y última parte ha sido una total decepción. Primero que nada, comenzaré donde nos quedamos al final de la entrega anterior: ocurre un accidente y los gemelos y Hartley acaban en el hospital. Sawyer sólo tiene unos cuantos rasguños, pero Sebastian entra en coma y Hartley pierde la memoria. Hasta aquí dirías que todo va bien, pero enseguida comienzan los problemas.

Para empezar, la amnesia de Hartley es muy rara. Se supone que sólo perdió los recuerdos de los últimos tres años de su vida, pero de pronto olvida si le gustan ciertas cosas o no. Además, me parece demasiado conveniente que justo olvide los últimos tres años. Los tres años en donde surgieron sus problemas familiares y fue enviada lejos de casa. Por si fuera poco, Easton no sabe afrontar la situación y recae en los excesos. Mete a todos en problemas y retrocede los veinte pasos que había dado hacía su rehabilitación. Las cosas que me habían gustado de su relación quedan atrás y se vuelve muy desgastante y aburrido. 

La reacción de los adultos es sumamente ilógica. Poco después del accidente, los doctores dejan ir a Hartley y a Sebastian sin hacerles exámenes suficientes. En el caso de Hartley, pruebas para medir el alcance del golpe y su impacto en el cerebro. Y en el caso de Sebastian, sin estudiar el porqué de sus cambios de actitud. Los padres sólo aparecen cuando son necesarios para la trama. Hay tantas situaciones surrealistas en esta entrega que para que puedan apreciarlas debería enumerarlas. SPOILER. Callum se va de viaje de negocios cuando su hijo está en coma y para rematarla, deja a Easton, un alcohólico conocido, a cargo del resto de la familia. Perdónenme si me parece ilógico que teniendo dos hijos más grandes (y sobrios) en la Universidad o una hija adoptada en casa, le deja la responsabilidad al menos indicado, además que la mayoría de los padres nunca hubieran dejado a su hijo así. FIN DEL SPOILER.

El papá de Hartley y el papá de Ella dan para otro párrafo. El primero es un patán y el segundo es un sospechoso de asesinato que puede aparecerse en casa de los testigos sin ningún problema. Sé que tienen dinero e influencia, pero llegar a la casa del testigo sin repercusiones de ningún tipo me parece increíble. ¿Qué le impide llevar un arma y matarlo? Nada. ¡Vaya sistema de justicia!

El final es el deux machina más grande que he visto en mucho tiempo. No les pudo ir mejor a todos los involucrados porque nadie se lo iba a creer. Para mí, las autoras eligieron la forma más fácil de deshacerse de sus villanos sin necesidad de pensar en algo que encajara mejor con la trama. Una lástima porque siento que desinfló todo lo que venían construyendo y estoy segura de que más de uno se quedó con la misma sensación.

En conclusión, este libro fue una de mis mayores decepciones del año pasado. Esperaba una novela entretenida y con algo de drama, pero me encontré con puro relleno. Viéndolo bien, el libro pudo tener cien páginas menos y aportar lo mismo. Según sé este sería el último libro de la serie, pero hay algo que sucede al final que me hace pensar que las autoras no han terminado de contar esta historia. Quizá sea así o quizá no, pero no me sorprendería ver una entrega más de Los Royal.

«How he's my sun, my warmth, my guiding star. My East. How I'm his soul, his purpose, his love. His Hart».

SOBRE LA AUTORA:
Erin Watt es el pseudónimo bajo el que se esconden Jen Frederick y Elle Kennedy, autoras de éxito en Estados Unidos. Su pasión por la escritura las embarcó en esta aventura creativa. La saga Los Royal, es una intensa y deliciosa trilogía que ha sido comparada con Gossip Girl y Crueles intenciones y que ha llegado a las listas de los más vendidos.

LIBROS EN LA SERIE:
Fallen Heir   

You May Also Like

1 comentarios

  1. ¡Hola! ^^
    Esta saga me llamaba más la atención cuando pensaba que era una trilogía. Ahora sabiendo que son cinco libros no tengo prisa por empezarla. Me sigue interesando, y seguro que la leo algún día, pero no será pronto.
    Besos!

    ResponderBorrar