Reseña: La larga marcha de Stephen King

Título: La larga marcha | Título Original: The long walk |
Autor/a: Stephen King | Serie: Tomo Único | Editorial: Debolsillo (PRH) |
Traductor/a: Hernán Sabaté |
★★★

Una inquietante novela futurista donde la realidad supera a la fantasía más terrorífica. El escenario: una sociedad ultraconservadora que ha llevado al paroxismo sus rasgos más perversos, dominada por un estado policial. El acontecimiento: la más extraordinaria competición deportiva, una agotadora marcha a pie donde un traspié puede ser el último. Los competidores: cien adolescentes elegidos a sorteo y decididos a pasar sobre los cadáveres de sus compañeros para llegar a la meta. El premio: fama y fortuna para el ganador, es decir, para el único superviviente...
Solo uno será el triunfador. Los 99 restantes morirán.
La larga marcha es una novela publicada en 1979 por Stephen King bajo el seudónimo de Richard Bachman. Dicha novela nos sitúa en un Estados Unidos alternativo, donde cada año cien jóvenes compiten en una marcha nacional en el que el premio es obtener todo lo que desean. Las reglas son simples: el último en caer, ganará. Para ello, no pueden reducir la velocidad a menos de 6.5 km por hora durante tres veces seguidas o recibirán “el pasaporte”. Tampoco pueden recibir ayuda de los transeúntes ni hacer paradas para comer, dormir o descansar.

En medio de todo esto conocemos a Ray Garraty, un chico de dieciséis años, originario del Condado de Maine, a punto de iniciar la marcha. Ahí se junta con varios chicos (Peter McVries, Arthur Baker, Hank Olson, Harkness, Scramm y Abraham) y se obsesiona con otro Caminante llamado Stebbins. Durante la marcha los veremos pasar del optimismo inicial al infierno tortuoso de las últimas horas. Pues está prueba no sólo consiste en la resistencia física sino también mental. Los participantes deben soportar el cansancio, el hambre y la falta de sueño, siendo la fuerza de voluntad lo único que los anima a seguir.

Stephen King ha dicho que esta obra la escribió muchos años antes de Carrie, cuando todavía era un estudiante universitario, y se nota algo de eso. Por ejemplo, no tenemos claro cómo el gobierno llego a ser militarizado, no conocemos mucho a la sociedad ni tampoco profundizamos demasiado en el pasado o en los motivos de los personajes, sin embargo, el verdadero punto clave de la novela es hasta donde es capaz de llegar el ser humano con tal sobrevivir. Esa habilidad de sobrepasar el límite de tus fuerzas y seguir cuando todo parece imposible. Es impactante ver a estas personas debilitadas, enfermas o heridas seguir avanzando sin detenerse, hasta llegar al punto en que la muerte es bienvenida.

Otro punto a favor es el vínculo que se forma entre Ray y los demás participantes. Al principio ninguno se conoce, pero poco a poco van formando un vínculo irrompible. Durante esas cientos de horas, avanzando por una carretera sin fin, reflexionan sobre la vida, el amor, la amistad y la muerte. Esto demuestra que el ser humano es un ser social, puesto que, a pesar de que todos saben lo que les espera, no pueden evitar relacionarse y sentir pena por los que van cayendo a lo largo del camino.

Asimismo, es importante mencionar la relevancia del público en esta historia. Aquí la gente se reúne para ver pasar a los participantes y colecciona lo que van dejando por el camino. Suelas de zapatos, pedazos de ropa e incluso desechos humanos. Disfrutan del dolor ajeno y son insensibles ante la desgracia que está ocurriendo frente a sus ojos. Lo ven como un espectáculo más, un show de entretenimiento para deleite de todo el país.

El final es abierto y puede interpretarse de distintas formas. Quizá peca de abrupto, pero no te dejará indiferente. De ahí, el libro en general mantiene un muy buen ritmo. Estás tan inmerso en la historia que pasas de acompañar a los Caminantes a convertirte en uno más del equipo. De alguna manera, el autor logra que sientas en carne propia lo que sienten los participantes. Pena, arrepentimiento, dolor, etc. No es la mejor obra de Stephen King, pero sin duda vale la pena. Me gustó mucho y la recomiendo ampliamente.

«No me habéis entendido. Con sopas de patatas o con buenos filetes, con mansiones o con chabolas, cuando uno muere todo se acaba: te meten en el hoyo, como a Zuck y Ewing, y eso es todo. Lo único que pretendo decir es que prefiero vivir día a día. Si la gente se preocupara sólo del día presente, viviría mucho más feliz».

SOBRE EL AUTOR:
Stephen King (Portland, EEUU, 1947) es un escritor estadounidense conocido por sus novelas de terror. Se ganó el favor de la crítica con su primera novela, Carrie (1974), a la que seguirían El resplandor (1977), que le valió un gran prestigio internacional, It (Eso, 1986), Misery (1987) e Insomnio (1994), por mencionar sólo algunos de sus mayores éxitos. Su estilo efectivo y directo, unido a su gran capacidad para destacar los aspectos más inquietantes de la cotidianidad, le han convertido en el especialista de literatura de terror (aunque ha realizado también incursiones en el género fantástico y de ciencia ficción) más vendido de la historia. Autor a su vez de relatos y guiones para la televisión, muchas de sus novelas han sido llevadas al cine.

OTROS LIBROS DEL AUTOR:
Carrie    

2 comentarios:

  1. Hooooola!
    Ay, no soy muy fan de King ha decir verdad, pero no sé... He leído algún que otro libro suyo y aaaggggghhhh, no consigo que me guste :( ES UNA PENA D: Simplemente no es lo mío! Y no he encontrado mi libro de King favorito parece jajaja, o que sea de mi agrado. Además de que tampoco me muevo mucho por ese género que digamos. Pero ya probaré alguno...
    GRACIAS POR TU HERMOSA RESEÑAAAAAA <3 ME RE GUSTÓ <3 <3 <3 <3 <3
    Un beso! Nos leemos :)

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!

    Ya conocía la existencia de este libro y quizá lo leeré algún día, pero no me apetece demasiado por el momento, quizá debido a que "Cementerio de animales" me dejó un poco indiferente hace un par de años. Aun así, me alegra que te haya transmitido tanto.

    ¡Nos leemos!
    Lua.

    ResponderEliminar